El delantero atlanticense dice que Junior ha jugado en las últimas fechas una final en cada partido y está cerca de llegar a la final.

Carlos Bacca es el líder de goleadores de la Liga colombiana en este semestre y está a uno de llegar a 100 con Junior de Barranquilla. Él es quien comandará el ataque del equipo rojiblanco este miércoles ante Deportes Tolima, en el Estadio Metropolitano Roberto donde se juega el paso a la final de la Liga BetPlay Dimayor II.

“Contento porque estamos a la puerta de conseguir nuestro primer objetivo. Unos partidos atrás no dependían de nosotros, ahora sí depende de nosotros y toca hacer un buen partido”, dijo inicialmente el nativo de Puerto Colombia.

Reconoció en el Deportes Tolima a un buen contrincante y por eso no de debe entrar confiado. “Enfrentamos a un gran rival, que viene haciendo las cosas muy bien; que por ahí perdió el último partido en casa, que muchos no se lo esperaban, pero sabemos de qué esto es fútbol y cualquier cosa podía pasar. Nosotros veníamos trabajando y seguimos trabajando en ese objetivo, que es pasar primero que todo a la final. Estas son finales y las finales no se juegan, se gana. Es un partido o ellos o nosotros”.

Manifestó que el grupo se encuentra muy bien. “Hay un grupo muy unido, hay un grupo muy seguro de lo que quiere que venimos trabajando muy bien con el profe Reyes. Se nota, se ve en las concentraciones, en los partidos, en los entrenamientos, el que juega el que no juega. Eso es importante para conseguir títulos”.

Dijo que es bueno cuando un equipo se convierte en una familia “y ahora mismo yo veo eso en Junior. Esperamos seguir por ese camino y la motivación está por lo más alto. Depende de nosotros. Nosotros venimos jugando finales. Antes de clasificar necesitamos ganar tres partidos, eran tres finales, no había margen de error y lo conseguimos. Perdimos el primer partido y nos repusimos porque no es fácil venir bien y recibir ese palo que te dio el mismo Tolima”.

Terminó diciendo que el primer partido del cuadrangular A se perdió de visitante, pero que el grupo se repuso de inmediato y de ahí en adelante las cosas mejoraron al punto que con solo ganar este miércoles se convierte en finalista del torneo. “Nosotros perdimos el partido con Tolima y enseguida cambiamos el chip. En el vestuario el profe nos habló  y el estado de ánimo cambió y se vio en los siguientes partidos. Ojalá podamos seguir por esa senda porque depende de nosotros y, bueno, nosotros dependemos de Dios”.

 

Compartir