En Barranquilla no se deja de comentar la extraña situación que vivieron los trabajadores de un restaurante del norte de la ciudad, en donde fue dejado abandonado un morral con 36 millones de pesos, que 24 horas después fue regresado a sueño.

El caso ocurrió el viernes pasado en el restaurante Nancy Cabrera, localizado en el centro comercial Plaza Parque, donde los trabajadores se percataron del maletín que habían dejado abandonado en una de las mesas.

El administrador, al revisar y ver la cantidad de dinero, avisó a Nancy Cabrera, la dueña del establecimiento que lleva su nombre, quien llamó a la Policía.

”Me asusté, podía tratarse de otra cosa. Esa plata no era nuestra y por eso llamamos a la Policía, que de inmediato se puso a buscar al verdadero dueño”, dijo Cabrera, quien destacó la honestidad de sus trabajadores y la eficiencia y profesionalismo de las autoridades.

El coronel Cristian Escobar, subcomandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, dijo que luego de revisar el morral se logró identificar al dueño y, desde la misma noche del viernes, se trató de ubicar. “El sábado fue que respondió el celular, cuando se encontraba en el estadio Metropolitano viendo el partido del Junior contra Millonarios”.

Esa plata no era nuestra y por eso llamamos a la Policía, que de inmediato se puso a buscar al verdadero dueño

Por su parte, Roberto Lara Molina, dueño del dinero, no ocultó su sorpresa y alegría y explicó que el viernes estuvo en el restaurante en una reunión de negocios y que bajó el morral del carro para evitar que le fueran a romper el vidrio. Señaló que su hija le dijo que le pasara el maletín porque se veía incomodo cargándolo.

“Me subí al carro pensando que mi hija lo había subido y lo había dejado allí guardado”, contó Molina, que agradeció la honestidad de los barranquilleros, en especial de los policías y del personal de Nancy Cabrera.

Compartir