Con el propósito de continuar atendiendo las apremiantes necesidades de las comunidades más vulnerables de las zonas palmeras de Colombia ante la pandemia de la Covid-19, la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite, Fedepalma, el Fondo de Solidaridad Palmero y Palmar de Altamira S.A.S., sumaron esfuerzos para contribuir al mejoramiento de la calidad en la prestación de los servicios de salud y atención de los pacientes en el  Centro de Salud de Orocué, Casanare.

¿En qué consistió la donación?

Las ayudas de Fedepalma a través del Fondo de Solidaridad Palmero y de Palmar de Altamira S.A.S., se materializaron mediante el aporte de recursos para la donación de equipos médicos al Centro de Salud de Orocué, centro de atención de baja complejidad, que no contaba con los insumos esenciales y necesarios para tratar pacientes con la Covid-19, mejorando así la calidad en la atención de este Centro, al poner al servicio de las personas: camas, oxímetros, biombos y equipos para inspeccionar órganos de los sentidos. Anteriormente los pacientes y posibles casos de contagio del Coronavirus eran trasladados a Yopal.

De esta forma, bajo el marco de la estrategia de solidaridad palmera, el Fondo de Solidaridad Palmero de Fedepalma y Palmar de Altamira S.A.S., filial de Manuelita Aceites y Energía, vieron la importancia de solidarizarse con esta obra en el Centro de Salud de Orocué y han liderado esta actividad en beneficio de su comunidad de influencia.

Jens Mesa Dishington, Presidente Ejecutivo de Fedepalma, señaló que para la agroindustria de la palma de aceite en Casanare, es importante continuar apoyando al municipio de Orocué en la actual emergencia sanitaria mundial.

Consideró que “es innegable que la pandemia de la Covid-19 nos ha puesto a prueba como sociedad, no solo trabajando para sortear la crisis actual, sino buscando un equilibrio entre la preservación de la vida y la continuidad de la actividad económica y productiva”.

¿Quiénes asistieron al acto de donación?

Durante el acto de donación, el cual se adelantó en el Centro de Salud de Orocué, hizo presencia el Alcalde Monchy Moreno, la Gestora Social, Consuelo Rubio, la Secretaria de Desarrollo Social, Liliana Moreno, las Jefes del Centro de Salud, Mónica López y Jessica Viviana Herrera, los Gerentes de Recursos Humanos de Palmar de Altamira, Rocío Lindarte y Juan Camilo Barreto, la Coordinadora de Responsabilidad Social, Lucía Orozco y en representación de Fedepalma la Delegada Gremial Regional de Zona Oriental, María Paula Gómez.

El Alcalde del municipio de Orocué y la Gestora Social agradecieron la iniciativa y destacaron el compromiso del sector palmero con la población de Orocué.

Jens Mesa Dishington concluyó diciendo: “Este respaldo es la forma de demostrar nuestro compromiso con la comunidad casanareña. Como sector palmero seguiremos trabajando para contribuir al mejoramiento de la salud de la comunidad y al desarrollo del municipio, especialmente de sus comunidades rurales”.

Sobre la empresa y Orocué, Casanare

Palmar de Altamira S.A.S., empresa creada desde 2011 y dedicada al cultivo de palma de aceite para la elaboración de aceite crudo, glicerina y biodiesel, ha mostrado su compromiso con el bienestar de las comunidades que le rodean.

Genera más de 600 empleos directos e indirectos en Orocué, Casanare, ubicándose éste como el segundo municipio con mayor extensión de palma de aceite en el departamento.

Por su parte, el departamento de Casanare tiene aproximadamente 58.000 hectáreas sembradas de palma de aceite, ubicándose como el quinto departamento con mayor extensión sembrada en el país.

Compartir