Hasta el minuto 31 el Independiente Medellín dominaba las acciones en Barranquilla. El club escarlata no tenía profundidad, pero con posesión de balón evitaba que Junior lo atacara y le generara riesgos.

Sin embargo, una falta de Luis Mena sobre el goleador Miguel Ángel Borja cambió el panorama de manera negativa para el DIM.

En esa acción, el árbitro sancionó penalti y el mismo Borja se encargó de convertirlo para darle la ventaja al conjunto local.

En ese momento cambió la estrategia que Medellín había diseñado para el partido, debido a que el elenco antioqueño tenía ya la obligación de buscar mayor profundidad para generar acciones que le permitieran llegar al empate.

Por eso para el segundo tiempo, de entrada el técnico Aldo Bobadilla envió a la cancha a Maicol Balanta y Juan Fernando Caicedo.

De inmediato, ambos jugadores le dieron la profundidad que escaseó en el “Poderoso” durante la etapa inicial, y Andrés Ricaurte encontró mayores opciones para filtrar sus pases en ataque.

En esos primeros 5 minutos del arranque de la complementaria, Medellín tuvo más opciones que las que había generado el cuadro local en los 45 iniciales. Sin embargo, apareció la falta de efectividad, lo que lo privó de alcanzar la igualdad.

Ante esa escasez de precisión, Junior se reacomodó y equilibró las cargas. Comesaña decidió enviar a un exMedellín al campo, Didier Moreno y, con él, le generó mayor seguridad al Junior.

en el mediocampo escarlata se notaron las ausencias de Javier Reina y Andrés Arregui, jugadores que fueron reservados por el cuerpo técnico para el duelo del martes por Copa Libertadores ante el Táchira (7:30 p.m.).

Sin la presencia del que hasta acá ha sido el mejor jugador de Medellín en las primeras fechas, Reina; y la de un luchador como el argentino Arregui, a Ricaurte le tocó asumir esas funciones y de a poco se le fue agotando la gasolina. Cuando eso sucedió, la única fórmula de llevarle riesgo a la portería de Sebastián Viera fue la pelota parada, porque para los 70 minutos del segundo tiempo ya el rojo se quedó sin los argumentos futbolísticos que había mostrado en las dos primeras fechas, ante Tolima y Rionegro.

Sobre el final salió el juvenil José Estupiñán para darle paso al venezolano Francisco Flores, quien se estrenó con el club antioqueño.

Ya sobre esa altura el partido se hizo cortado, Junior se conformó con la mínima ventaja y Medellín no tenía los bríos con los que inició la segunda etapa.

Ahora, el club antioqueño se concentrará en su duelo internacional, en el que espera sacar una ventaja importante para la vuelta, en Venezuela, el próximo martes 11.

En la fecha 4 de la Liga el rojo recibirá a Patriotas, el sábado a las 4:05 de la tarde en el estadio Atanasio Girardot.

Compartir