El sector de Bocas de Ceniza ha concentrado el 41% de los trabajos de dragado que se adelantan en el Canal de Acceso a Zona Portuaria de Barranquilla (ZPB), en un año donde la acumulación de sedimentos ha superado el registro de los anteriores.

La fuerte temporada de lluvias y el impacto climático registrado este año ha generado una acumulación de sedimentos sin antecedentes en el Canal de Acceso a Zona Portuaria de Barranquilla (ZPB), lo que ha dificultado los trabajos de dragado que contrató el Gobierno Nacional para garantizar la navegabilidad en el río Magdalena y la actividad portuaria en la ciudad de Barranquilla.

En rueda de prensa con los medios de comunicación de la ciudad, en la que estuvo acompañado por Carlos Urbano, Capitán de Puerto de Barranquilla; Lucas Ariza, director de Asoportuaria, y José Curvelo, Jefe de Asuntos Portuarios de Distrito de Barranquilla, Pedro Pablo Jurado, director de Cormagdalena, informó sobre la situación que se viene presentando en el sector de Bocas de Ceniza, donde se ha concentrado más del 41% de los trabajos de dragado: “Nunca el sector Bocas de Ceniza había presentado tanto volumen de sedimentación, ni había demandado tanto dragado. Esto que quiere decir que, de manera particular, nos encontramos ante una circunstancia atípica. Podemos decir que las lluvias no sólo han afectado las carreteras y vías, naturalmente también han tenido una afectación sobre el río, y eso ha sido la constante durante todo 2020”, explicó el directivo.

Jurado agregó que para el Gobierno Nacional la operación portuaria es de altísimo valor, y desde las entidades Nacionales como la Dimar, Findeter y Cormagdalena, así con la Alcaldía de Barranquilla y el sector privado, se trabaja rápidamente para que se supere este impase: “Reconocemos las dificultades. El calado operacional no es óptimo, por eso nos comprometemos a seguir trabajando para poder contar con una sola línea de navegación a lo largo de los 22 kilómetros del Canal de Acceso”, aseguró el director de Cormagdalena.

En cumplimiento del contrato de dragado que inició el pasado 6 de marzo y que finalizará el 31 de diciembre de 2020, el cual lidera Cormagdalena y cuenta con la asistencia técnica de la Banca de Desarrollo Territorial, Findeter; se han dragado 1.618.000 metros cúbicos del total de 1.864.494 metros cúbicos contratados.

Por su parte, el Capitán del Puerto de Barranquilla, Carlos Eduardo Urbano, anunció que los reportes indican dos calados en el puerto de Barranquilla: “el calado entre el kilómetro 0 y el kilómetro 10 ha sido establecido en 9.7 metros, lo cual permite la operación de los buques que van a las instalaciones ubicadas en la parte norte del Puerto. Por otro lado, entre el kilómetro 11 y el kilómetro 14, donde se presenta la restricción actual, ha sido establecido un calado de 8.3 metros. Actualmente se están haciendo las verificaciones, pero tenemos una evolución acorde a los últimos planos, en donde se establecieron unas condiciones de sedimentación para establecer los planes de trabajo a corto plazo”.

El director de Cormagdalena finalizó afirmando que “el compromiso que hacemos hoy es que Barranquilla no va a quedar desatendida. Vamos a contar con una draga en la ciudad mientras se surten los nuevos procesos de contratación para el 2021”.

Compartir