Alcalde Pumarejo firmó convenio con el PMA que aumenta a 3.300 las raciones para estudiantes migrantes.
Este lunes, con el inicio de clases, arranca el Programa de Alimentación Escolar, que llegará este año a 118.000 niños y jóvenes focalizados.

Esther y Darwin Fonseca tienen 11 años, son mellizos y llegaron hace tres años de Venezuela a Barranquilla, junto a sus padres y 5 hermanos. Ellos hacen parte de los 1.852 niños y jóvenes venezolanos que el año pasado empezaron a ser atendidos por el Distrito a través del convenio con el Programa Mundial de Alimentos, de la ONU. Con la firma de un nuevo convenio por parte del alcalde Jaime Pumarejo, para este 2020, ahora se van a beneficiar 3.300 estudiantes, fortaleciendo así el apoyo alimenticio que se brinda en las escuelas públicas de Barranquilla que este año llegará a los 118.000 atendidos.

“La calidad de nuestra educación pública era otro de los sueños que parecían irrealizables en Barranquilla y hoy nos llena de inmensa felicidad saber que miles de niños y jóvenes disfrutan de ella. El mayor énfasis de nuestra administración en los próximos cuatro años es el ser humano y la educación es fundamental en este propósito, por eso seguiremos trabajando por una ciudad con una educación justa e incluyente”, manifestó el alcalde Pumarejo.

El convenio con el Programa Mundial de Alimentos comenzó en 2019 atendiendo a 852 estudiantes cada día, posteriormente llegó a 1.000 familias más, y en este 2020 aumentó más de 1.400 la población focalizada en las instituciones que reciben el beneficio, para un total de 3.300 niños y jóvenes.

“Estamos felices de darles esta buena noticia a las familias venezolanas, porque con este convenio garantizamos la atención, a través de un complemento alimenticio, de esta población que tanto lo necesita. Gracias a nuestro alcalde Jaime Pumarejo y al Programa Mundial de Alimentación por darle el primer lugar a la educación de los niños y jóvenes de nuestra ciudad, y a su bienestar”, afirmó la secretaria de Educación, Bibiana Rincón.

El testimonio de Irina Rojas, mamá de los hermanos Fonseca, muestra los grandes beneficios de este programa distrital: “Desde que mis hijos están en el colegio reciben una buena educación y alimentación, lo mismo que muchas personas que vinieron de Venezuela en la misma situación mía”.

Irina se siente feliz y emocionada porque, gracias a este convenio, a partir del lunes, Esther y Darwin volverán a la rutina escolar, cargada de tareas, juegos y compañeros, pero también con la certeza de que ‪a las 12:00 del mediodía se acercarán al comedor de su institución para recibir alimentación. “Ya son 10 kilos los que han recuperado cada uno”, precisa Irina, lo cual se logró gracias al acompañamiento nutricional que reciben estudiantes como ellos.

El PAE en el Distrito

Con el inicio de clases el Distrito inicia la operación del Programa de Alimentación Escolar en todas las Instituciones educativas que tengan su matrícula cargada en Simat. Son aproximadamente 100.000 raciones diarias con las que arranca y este número se irá incrementando a medida que se regule y formalice la matrícula de los colegios oficiales en este primer trimestre del año, hasta llegar a los 118.000 estudiantes focalizados.

Actualmente, este servicio se presta con tres modalidades: preparado en sitio, industrializado y transportado caliente. Dentro de la población priorizada en el programa se encuentran los estudiantes en primaria, jornada única, y población vulnerable (víctimas, etnias, población migrante, discapacidad).

Cabe destacar que el mes pasado el Distrito recibió un reconocimiento muy significativo, por parte del Ministerio de Educación Nacional, por la Secretaría de Educación con buenas prácticas en la implementación del Programa de Alimentación Escolar, en la categoría ‘Acogida, Bienestar y Permanencia’, durante la ceremonia de premiación ‘La Noche de los Mejores 2019’.

Para este 2020, el compromiso es seguir trabajando por el bienestar de los estudiantes, apostándole al cumplimiento de los retos propuestos en alimentación escolar, tales como el incremento de la cobertura PAE en jornada única a 47.000 raciones diarias, fortalecimiento de los comités de alimentación escolar e implementación del programa de mejoramiento nutricional a niños focalizados en riesgo de desnutrición o peso bajo.

Compartir