La estrella colombiana Shakira Isabel Mebarak Ripoll llegó a un acuerdo con la Fiscalía española para poner fin a su proceso por fraude fiscal a cambio de reconocer su culpabilidad y pagar una multa $7,3 millones de euros (unos 8 millones de dólares), según anunció el presidente del tribunal.

El pacto incluye una pena total de prisión de tres años, que queda en suspenso a cambio de una multa, y, además, el pago de otra multa millonaria, indicó el juez al comienzo de una breve audiencia en la que la estrella reconoció su culpabilidad y aceptó las penas acordadas.

Según el pacto, Shakira admitió su culpabilidad en el fraude fiscal, por presuntamente no pagar impuestos durante años mientras residía en la ciudad catalana.

Al ser preguntada en una breve audiencia este lunes 20 de noviembre si reconocía su culpabilidad, Shakira respondió “sí”.

Vestida de traje rosa y con gafas de sol, Shakira, de 46 años, había llegado poco antes al tribunal en Barcelona.

En un comunicado enviado por sus abogados, la artista indicó que optó por admitir su culpabilidad para proteger su carrera y la de sus hijos, evitando “años” de proceso judicial.

“Tenía dos opciones: seguir peleando hasta el final, hipotecando mi tranquilidad y la de mis hijos, dejar de hacer canciones, álbumes y giras, sin poder disfrutar de mi carrera y las cosas que me gustan, o pactar, cerrar y dejar atrás este capítulo de mi vida mirando hacia adelante”, indicó Shakira citada en el comunicado.

La Fiscalía pedía una pena de ocho años y dos meses de cárcel y una multa de 23,8 millones de euros (25,85 millones de dólares) para Shakira, por no haber pagado sus impuestos en España en 2012, 2013 y 2014 y de haber utilizado un complejo entramado de sociedades radicadas en paraísos fiscales para eludir sus obligaciones.

Compartir