Soledad es el primer municipio del Atlántico en iniciar la construcción de la Política Pública de Protección Animal, que busca reconocer los derechos que tienen los animales como seres sintientes, mejorar sus condiciones de vida y así contribuir a entornos saludables y ambiente sanos.

La instalación de la primera mesa contó con la participación del alcalde Joao Herrera y la primera gestora social del municipio, Alba Olaya, así como de voceros de varias organizaciones defensoras de los derechos de los animales, que celebraron el proceso que inició la administración municipal.

El alcalde Joao Herrera afirmó que: “Soledad es el primero en implementar esta política y eso nos llena de ánimo. Soy enemigo acérrimo de las corridas de toros porque esa es una tortura. Los animales sienten, les dan hambre, frio, calor así que debemos protegerlos”. Por su parte, la primera gestora social, Alba Olaya, señaló que “Soledad es tierra de paz y si es así tiene que amar a sus animales, su naturaleza, sus niños, mujeres y a sus familias. Nuestra tarea es que eso se cumpla y por eso estamos trabajando fuertemente”

La jefa de Salud Pública del municipio, Eimy Camargo, invitó a participar a los ciudadanos interesados, residentes y que se afecten o no a diseñar con ellos dicha política y enfatizó que 4 mil 600 caninos se encuentran en estado de abandono en el municipio. Luz Estela Ordoñez, directora de la Sociedad Protectora de Animales y Medio Ambiente, indicó que “Soledad ha decidido que el tema de la protección de los animales sea incluido en la vida cotidiana porque nosotros convivimos con otras especies. Los animales, que son sujetos de derecho, deben ser atendidos de manera integral”.

En el evento, 40 niños de la Institución Educativa Dolores María Ucrós, sede Benedetti presentaron el drama ‘Guardianes de la Naturaleza’ con el cual hicieron un llamado a todos los asistentes a cuidar la Tierra, la naturaleza y los animales. Los menores se ganaron los aplausos de los asistentes. Por último, los asistentes pusieron su huella del dedo índice de su mano derecha en un documento, como símbolo del compromiso que asumen en la defensa y protección de la naturaleza y losanimales.

Compartir