A partir del 31 de enero, en cumplimiento con la reciente decisión adoptada por la Superintendencia de Industria y Comercio, el app de Uber dejará de funcionar en Colombia.

Consideramos esta decisión arbitraria. Por eso hemos utilizado todos los recursos legales y lo seguiremos haciendo, para defender el derecho de 2 millones de usuarios de elegir cómo se mueven por las ciudades y la oportunidad de 88 mil socios conductores de generar ganancias adicionales para el sustento de sus familias.

Creemos que el gobierno nacional puede tomar acciones urgentes y necesarias para permitirle a Uber y al resto de plataformas continuar aportándole al país, mientras el Congreso de la República tramita una Ley adecuada y moderna para este tipo de servicios.

Hace seis años fuimos los primeros en ofrecerle a Colombia una alternativa de movilidad innovadora y confiable. Hoy Colombia es también el primer país del continente en cerrarle las puertas a la tecnología.

Compartir