“Desde el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar no escatimaremos esfuerzos para enfrentar la violencia sexual contra nuestros niños, niñas y adolescentes. Es necesario analizar con profundidad las causas de esa violencia y unirnos en un solo propósito: trabajar con las familias para prevenirla”. Así lo afirmó la Directora General del ICBF, Juliana Pungiluppi, durante su visita a Barranca de Upía (Meta) para acompañar a la familia de la niña que fue abusada y asesinada el pasado lunes.

“Venimos a apoyar a Víctor y Ana Luisa, los padres de Angie, y a sus otros hermanos dentro de los cuales hay una adolescente de 15 años. Les recordamos que no están solos, que estaremos con ellos las próximas semanas para que puedan superar este difícil momento que nos llena de tristeza”, sostuvo la Directora General del ICBF.

Igualmente, la Directora General del ICBF señaló que, “casos como el de Angie nos dejan desconcertados pero nos obligan a reflexionar sobre: ¿qué nos está pasando como sociedad? ¿Qué pasa con nuestros entornos familiares? ¿Qué pasa con la salud mental de nuestra sociedad?”

El abuso sexual es el tipo de violencia que más afecta a la niñez y adolescencia colombiana. Según el Instituto de Medicina Legal en el 2018, en el país se presentaron 64 casos diarios de niños, niñas y adolescentes víctimas de abuso sexual.

“El caso de Angie se suma a los de Sarita en el Tolima, Yuliana en Bogotá y Génesis en Magdalena, niñas que fueron abusadas y asesinadas y que nos obligan a hacer un alto en el camino y lanzar una alerta por la niñez”, destacó la Directora del ICBF.

“Muchos de los abusadores resultan ser conocidos de nuestros niños, son sus vecinos e incluso amigos de la familia. Por eso reiteramos el llamado a los padres de familia para que no descuiden a sus hijos en ningún momento y para que sus hogares sean verdaderos entornos que los protejan de todo tipo de peligro”, sostuvo Juliana Pungiluppi.

Además, señaló que confía en las autoridades judiciales y espera que el responsable de este crimen reciba la máxima condena.

Finalmente, informó que una Defensora de Familia del ICBF acompañó las diligencias practicadas por la Fiscalía con los menores de edad de 12 y 7 años, hijos del confeso asesino de Angie, a quienes se les brinda acompañamiento psicosocial y se encuentran en un hogar de paso provisionalmente, mientras se evalúa quién de su familia extensa puede ser garante.

Compartir