El gobernador Verano, en compañía del supersalud, Fabio Aristizábal, dio reapertura al servicio de imágenes diagnósticas, donde, con recursos propios del hospital, se recuperó el Tomógrafo, los equipos de rayos X y el ecógrafo.

La reactivación del Hospital Universitario Cari E.S.E. es evidente y busca poner al centro asistencial nuevamente a la vanguardia de los servicios de salud en el departamento. Muestra de ello es la reapertura del servicio de imagenología, cuyos equipos habían estado sin operación durante dos años.

El gobernador Eduardo Verano, en compañía del superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal, hizo la reapertura oficial del servicio de imagenología, el cual ya presta servicio a pacientes ambulatorios y hospitalizados.

“El trabajo de rescate del Cari avanza satisfactoriamente. La reactivación se hizo con recursos propios del hospital, destacándose la recuperación del tomógrafo cuyo costo nuevo hoy sería de $950 millones, pero que en su reparación y puesta en funcionamiento solo se invirtieron  por el hospital $43 millones”, resaltó el gobernador Verano.

Agregó que durante estos últimos tres meses se han dedicado a rescatar los diferentes servicios que tiene el Cari, siendo el primero el de imagenología. “Avanzamos en estos momentos también con proyectos que pondrán pronto en funcionamiento la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y los quirófanos, entre otros, para comenzar a recibir a un número importante de clientes”.

En el servicio de imagenología se recuperó también la digitalizadora, cuyo costo nueva sería de $28 millones, y el equipo de Rayos X de $120 millones, mientras que el hospital, con la política de uso eficiente de los recursos financieros, se gastó en la  recuperación de ambos equipos sólo $11 millones.

“Hace siete meses estuve en el Cari y se encontraba prácticamente en abandono, con la necesidad de abrir camas y vender servicios; había muchos equipos abandonados y fuera de servicio. Hoy el hospital tomó una ruta distinta. El gobernador y la nueva administración le han dado un nuevo aire. Veo un hospital limpio, digno y decente”, destacó el supersalud, Fabio Aristizábal.

El secretario de Salud Departamental, Armando de la Hoz, señaló que este es un logro muy importante en el proceso de mejoramiento del Cari, y destacó que el servicio de imagenología es muestra de lo que se está haciendo de forma integral.

“Esperamos que al finalizar el 2019 podamos contar con un Cari renovado y restructurado en sus servicios, con calidad y oportunidad. Con el servicio de imagenología, los pacientes de hospitalización y ambulatorios pueden contar con un diagnóstico completo para el manejo preventivo y curativo”, comentó.

El gerente del Cari, Ulahy Beltrán, manifestó que en la adecuación del área donde funciona el servicio de imagenología, de 266 metros cuadrados, el hospital se gastó $53 millones en la habilitación de los salones de exámenes, salones de lectura, baños, vestier y zonas sociales de dicho servicio.

“Se logró, además, la habilitación del ecógrafo, cuyo valor es de $60 millones. El hospital recuperó así los equipos del servicio de imagenología, que tienen un valor de $1.158 millones, junto con el área donde funcionan. Gastamos por todo solo $107 millones, lo que significa un ahorro significativo de recursos financieros para esta entidad”.

El funcionario sostuvo que el tomógrafo que se recuperó llevaba dos años parado, averiado por daños en su sistema operativo y por una deuda que se tenía con la multinacional Phillips.

“Ahora logramos reanudar la relación comercial con esa entidad, se están pagando las obligaciones en un acuerdo suscrito por nosotros,  se importaron los repuestos y se habilitó el tomógrafo que tanto reclamaban los usuarios de este hospital”.

Compartir