Jorge Eliécer Vélez Amador, capturado por la muerte de su tía Aracelis Amador, manifestó durante la audiencia de imputación de cargos que perdía pedía perdón a la familia y que lo por los problemas económicos que tiene.

En el preciso momento en que el Juez le preguntó si estaba o no de acuerdo con los cargos que le imputaba la Fiscalía por la muerte de su tía Aracelis Amador, Jorge Eliécer Vélez Amador aprovechó para pedir perdón y confesar que la mató porque “me dejé llevar por los problemas económicos”.

“Pido perdón a Dios, a mis primos, a mi familia, a la justicia, a todo el mundo. En verdad no se qué me pasó, me dejé llevar por los problemas económicos que tenía… estoy arrepentido y me allano a los cargos seños juez”, confesó Vélez Amador.

Durante la audiencia de imputación el representante de la Fiscalía relató que los investigadores encontraron que Vélez Amador, tenía una relación muy cercana con su tía Aracelis, a quien le administraba algunos bienes. Y y dos veces a la semana llegaba hasta el edificio donde ella vivía, calle 94 con carrera 56, barrio Altos de Riomar, para rendirle cuentas.

El ente acusador relató que Vélez Amador este último viernes llegó al apartamento. En los mismos instantes en el que caía un fuerte aguacero sobre Barranquilla. Al parecer tenía que rendirle cuenta, pero aprovechó la tormenta para cometer el crimen. La abría golpeado con un martillo de caucho.

Vecinos dijeron escuchar ruidos en el apartamento, porque pensaron que estaban rodando mesas. Sin saber que lo que estaba pasando era que el sobrino estaba asesinando a su tía. Luego de cometer el crimen Jorge Eliécer procedió a desmembrar el cuerpo de la mujer. Le cortó las piernas y brazos. Las que envolvió en unas bolsas y las fue sacando en una camioneta y las llevó a guardar en una refrigerio de una vecina ubicado en el barrio Recreo de la capital del Atlántico.

Este entrar y salir del apartamento fue lo que puso en alerta a los vecinos, al vigilante y administrador del edificio. Según el relato del representante de la Fiscalía, en uno de las salidas de Vélez Amador dejó la puerta cerrada con un papel. Lo que fue aprovechado por el administrador y los vecinos para ingresar al apartamento y se encontraron con la macabra escena del cuerpo de la mujer, que estaba envuelto en una alfombra y sin las extremidades inferiores y superiores.

En el hilo conductor llevado por el Fiscal. Vélez Amador sacó las piernas y brazos de la mujer envueltos en unas bolsas. Los que llevó hasta una tienda vecina donde vivía, en el barrio Recreo y le dijo a la dueño que le guardara esa carne que había comprado.

Cuando los vecinos y el administrador se percatan el crimen dan aviso a las autoridades. Eso fue después de las 7:00 de la noche. Desde ese instante las autoridades pusieron como sospechoso a su sobrino Jorge Eliécer Vélez Amador, sobre todo si ese día había hecho varias entradas y salidas al apartamento.

A las 11:30 de la noche de ese viernes las autoridades reportan la captura del sobrino de la señora Aracelis Amador. Lo llevan hasta la Unidad de Reacción Inmediata, donde permaneció hasta el sábado por la tarde cuando fue llevado hasta el Centro de Servicios Judiciales, donde se le hizo la legalización de captura, la imputación de cargo y por último la de medida de aseguramiento.

Tras haber escuchado el relato del Fiscal, la de la Procuraduría y la confesión del sindicado, el Juez decidió conceder medida de aseguramiento en centro carcelario a Jorge Eliécer Vélez Amador, quien fue enviado a la Penitenciaría el Bosque, donde permanecerá mientras se cumple el juicio en su contra.

Aracelis Amador de García, de 70 años  de edad, era oriunda de San Juan Nepomuceno, Bolívar.

Compartir