Este sábado 7 de diciembre se celebra la tradicional “Noche de Velitas”, en la cual y de acuerdo con los registros históricos, es una fecha con mayores registros de lesionados con pólvora e inclusive, con los implementos (faroles, velas) que acompañan esta tradición. 

 Aunque de manera continua, los Entes Territoriales del país encabezados por el Ministerio de Salud, trabajan en campañas para prevenir quemados con pólvora, las cifras del Instituto Nacional de Salud indicaron que, durante la noche de velitas de 2018, y parte de 8 de diciembre, 53 personas resultaron quemadas con pólvora en todo el país.

 La pólvora no es inofensiva, sus afectaciones con comparables con las causadas por un material inflamable, explosivo y tóxico, por lo que puede generar lesiones de gravedad de tipo:

*        Auditivas: sordera momentánea o definitiva.

*        Quemadura de primer, segundo y/o tercer grado, según su profundidad y severidad.

*        Perdida de miembros o amputaciones.

*        Heridas abiertas.

*        Intoxicaciones, principalmente por la ingesta de elementos elaborados con fósforo blanco

 

Es fundamental que ante cualquier lesión con pólvora bien sea por quemadura o ingesta, los padres de familia tengan claro que la atención médica debe ser inmediata, por eso desde el área de Promoción y Prevención de NUEVA EPS, entregamos recomendaciones de ¿cómo actuar?, siempre teniendo como premisa la intervención de un profesional: 

Ø  Lave la zona quemada con agua limpia y fría, sin jabón y sin refregar.

Ø  No trate de retirar de la herida elementos que puedan estar adheridos.

Ø  No ponga cremas, aceites, grasas, pomadas, polvos etc. Esto puede ocasionar infecciones.

Ø  Cubra la herida con apósitos estériles y humedecidos, si no cuenta con estos, utilice toallas, pañuelos o sabanas limpias y húmedas.

Ø  Si la quemadura ocurre en los ojos solo lave con agua, no palpe ni toque nada.

Ø  Consulte inmediatamente a urgencias.

Compartir