Las capturas se produjeron en la isla Barreto, en la mitad del río Magdalena, cerca del municipio de Calamar (Bolívar).

Poco antes que amaneciera un grupo de la Sijin de la Policía Metropolitana de Barranquilla, en conjunto con uniformados de la Policía de Bolívar y soldados de la Armada Nacional, llegaron hasta la isla Barreto, en la mitad del río Magdalena, cerca del municipio de Calamar (Bolívar), en busca de Luis Alberto Orozco Castillo y su compañera sentimental Bleidis Yoselin Meza Salas.

La colaboración de la ciudadanía fue fundamental para lograr ubicarlos en ese lugar, a donde se habrían escondidos tras estar presuntamente involucrados en la masacre ocurrida el pasado 2 de febrero en la finca ‘El Gran Chaparral’, ubicada entre los barrios Villa del Rosario y Las Terrazas, en el noroccidente de Barranquilla.

En el lugar fueron asesinados con arma blanca Jaime Enrique Herrán Oviedo, de 75 años; su esposaBetsaida Del Carmen Acevedo Espinosa, la hermana de esta Griselda del Carmen, y la prima de ambas Sandra Milena Ricardo Montes.

Los uniformados llegaron hasta una improvisada vivienda de madera y plástico en la mitad de la isla. Allí capturaron a la pareja y tuvieron que caminar una trocha hasta el río Magdalena, donde embarcaron a Luis y su mujer en una lancha hasta llevarlos al municipio de Calamar, donde los esperaba un vehículo oficial de la Policía para trasladarlos hasta Barranquilla.

Cuando eran sacados de la humilde vivienda, se escucha a un hijo de la pareja llorar y le grita a su papá:“Papí”. A lo que Luis le respondió: “Ya mijo, ya regresamos”.

Llegaron a la URI de la Fiscalía de Barranquilla a las 10:39 de la mañana y allí Luis Alberto dijo ante los medios de comunicación que los esperaban que no los había matado, que solo amarró a las víctimas porque “fue obligado y que tres sujetos armados, dos de ellos que viven al lado, fueron los que ejecutaron el múltiple crimen”.

Compartir