Con una sonrisa en el rostro y “relajado” como lo expresó Jimmy José Chapman Peñaloza, de 45 años de edad, a su ingreso a la URI de Barranquilla donde quedó a disposición de la fiscalía en turno por el homicidio de la pequeña María José Ortega Ballesta.

Minutos antes policías judiciales hicieron lo mismo con el sobrino de Jimmy Chapman, un menor de edad quien por la presión ejercida en las redes sociales y de los investigadores se habría entregado en horas de la tarde y confesado el crimen de la niña.

Gracias a las actividades realizadas por los expertos del grupo de homicidios de la SIJIN Mebar el fiscal 25 especializado, Adolfo Niebles solicitó las ordenes de capturas con el acervo probatorio y los elementos materiales probatorios tan impecables que el juez no dudó en avalar la petición del fiscal del caso.

POR 150 MIL PESOS
Al parecer la abuela de la pequeña tenía una deuda de 150 mil pesos a Jimmy Chapman, quien supuestamente por el incumplimiento del pago se llenó de odio y le habría pagado 500 mil pesos a su sobrino “X” (menor de edad) a quien posiblemente le explicó cómo debía asesinar a la niña de seis años de edad.

EL HOMICIDIO
El menor de edad habría tomado a la niña y la llevó a su casa donde le propinó una puñalada al lado izquierdo del cuello, posteriormente la introdujo en un balde para ropa, donde la sacó en un taxi que lo llevó hasta la circunvalar en ese sector sumergió a la pequeña en un caño hasta ahogarla.

Después de realizar todo el trabajo investigativo en un tiempo récord de menos de 12 horas, las autoridades infieren razonablemente que este sujeto, Jimmy Chapman, pudo ser el autor intelectual del homicidio de la menor.

Compartir